PernosKim

Cuarentena y pérdida de masa muscular

Sin duda, entre los factores que se han visto mayormente afectados con la situación de cuarentena y confinamiento es la actividad física. La limitación de desplazamiento, el resguardo en casa, parques y gimnasios cerrados han evidenciado una considerable disminución de la actividad física.

 

Las personas mayores, han sido uno de los grupos más afectados con la situación actual del país, los mayores de 80 años fueron los primeros en someterse a una serie de medidas para resguardar su salud y evitar exponerlos al contagio. Así, desde mediados de marzo y hasta el día de hoy han estado en una cuarentena obligatoria.

Por esta razón, las autoridades sanitarias han flexibilizado paulatinamente el desplazamiento de este grupo etario, pero ¿qué consecuencias puede tener en nuestros abuelitos la disminución de movimiento?

Después de los 70 años, la pérdida de masa muscular se acelera sumado a que en general, los adultos mayores tienen una alimentación deficitaria en proteínas. Esto conlleva a un mayor riesgo de caídas y fracturas asociado a una menor calidad de vida.

¿Cómo nos afecta una masa muscular disminuida?

La disminución de la masa muscular, además de afectar en la composición corporal, puede aumentar el riesgo de caídas y fracturas, por pérdida del equilibrio y sostén del cuerpo. Además de favorecer la pérdida de fuerza y funcionalidad, afectando así no solo su cuerpo físico si no la autovalencia de nuestros adultos mayores.

Recomendaciones

-Realizar al menos 150 minutos semanales de actividad física de intensidad moderada o 75 minutos semanales de alta intensidad

-3 veces a la semana realizar ejercicio para mejorar el equilibrio y así disminuir riesgo de caídas.

-Adecuada ingesta de alimentos proteicos ricos en aminoácidos esenciales como la leucina, tales como carnes, pescados, lácteos, legumbres y frutos secos

- Consumir alimentos proteicos diariamente; acompañar el desayuno y la hora del té con lácteos como leche y queso fresco. Asegurar el consumo de proteínas en almuerzo y cena como carnes magras, pollo, pescado y legumbres.

-Evitar estar recostado o sentado la mayor parte del tiempo. 

--Asegurar una alimentación variada y suficiente, que otorguen aporte de vitamina A y D, relevantes en la conservación de la masa muscular.

- El ejercicio físico regular no solo es bueno para el cuerpo, sino también para la mente, ayuda a disminuir factores de riesgo de enfermedades crónicas como la hipertensión y diabetes. Además, fortalece huesos y músculos, aumenta la flexibilidad y equilibrio, sobre todo en personas mayores. La actividad física habitual, por lo demás puede disminuir el riesgo de depresión y deterioro cognitivo.

Últimas entradas

Blog navideño

VER artículo

Detox infalible post 18

VER artículo

Un 18 sinCERO

VER artículo

Teletrabajo

VER artículo

Suplementos relacionados con este artículo