Durante esta temporada es común que los ánimos por continuar nuestra rutina favorita en el gimnasio, en la bicicleta o el running se vengan abajo. Los días fríos y las lluvias suelen desmotivarnos y generalmente optamos por quedarnos en la casa. Pero para no dejar de lado una de las actividades que más nos motivan ¿por qué no tomar en cuenta estos tres beneficios?

Todos aquellos alimentos con un alto contenido calórico ¡podemos disfrutarlos sin culpa!, ya que estaremos quemando grasas y por supuesto, manteniendo un peso saludable.

Está comprobado que una rutina de ejercicios mejora el sistema inmunológico y ayuda a prevenir enfermedades tan comunes que nos aquejan en este tiempo; como resfríos y enfermedades respiratorias o broncopulmonares.

¿Quién no ha terminado una jornada de fitness lleno de energía y vitalidad? También es de conocimiento que los niveles de cortisol (hormona del estrés) bajan y además secretamos mayores endorfinas, por ende, más felicidad en nuestros días.

Para no perder en el intento, daremos algunos tips que nos ayudarán a enfrentar las bajas temperaturas y estar preparadísimos para nuestro ejercicio:

Los pies deben estar siempre en buenas condiciones y más aún si está lloviendo. Por lo que elegir unas buenas y adecuadas zapatillas que sean impermeables y aislantes del frío y agua es la mejor alternativa.

Agua y más agua, siempre es importante hidratarse durante y después de la actividad física

Viento a favor: si vamos a salir a trotar o andar en bicicleta es bueno empezar la rutina de cara al viento, así cuando hayamos terminado, el golpe de frío junto con el sudor no será tan fuerte y evitaremos un resfrío de proporciones.

Algunos implementos: guantes, bufanda, gorro y chaqueta deben convertirse en los grandes aliados. Es importante cuidar las extremidades y mantenerlas a una T° óptima. Los guantes deben ser forrados en polar e impermeables al igual que el gorro. La chaqueta debe ser especial para aislar el frío y ojalá hecha con tela anti sudor.